Cuentos cortos » Leyendas cortas » Covill y la ondina

Covill y la ondina


En las regiones de Escocia, son muy conocidas las criaturas que reciben el nombre de ondinas, o como suelen llamarlas los escoceses, “lágrimas de sirena”. Dichos seres son ninfas con forma de mujer, que acostumbran vivir en los estanques y los lagos.

ondina

Cuenta una vieja leyenda corta, que un muchacho llamado Covill, bajo al estanque más cercano a su casa, con el fin de sacar un poco de agua para su familia. Al llegar se encontró con una ondina de la que inmediatamente, quedó prendado, aceptando su invitación de vivir con ella, acompañandole en las profundas aguas de su laguna. No obstante, los padres del joven ya habían concertado un matrimonio arreglado con una chica del lugar, el cual se encontraba próximo a celebrarse.

Siendo así, su padre y sus hermanos acudieron a buscarlo, y tras encontrarlo cerca del estanque, lo hicieron volver a casa, pese a los reclamos del joven.

Una vez que la boda se llevó a cabo, parecía que Covill había olvidado por completo a la ninfa del agua, en compañía de su nueva esposa, quién era tan alegre como las flores que se llenan de vida en la Primavera. Un día, ella le pidió no volver jamás al estanque, pues había oído del incidente anterior de boca de sus suegros, quiénes temían que en cualquier momento, el muchacho volviera a caer en las tentaciones del mundo de las ondinas.

Covill recordó a su amante y una noche, acudió a la laguna en donde ella le estaba esperando.

Dolida por su abandono, la ondina le preguntó:

-¿No sientes dolor de cabeza?-tras lo cual, Covill sintió un malestar repentino en las sienes y asintió con la cabeza.

La ondina le obsequió un trozo de su túnica para que pudiera envolver su cabeza y aliviar el dolor, pero este se apretó alrededor del craneo del joven, causándole una muerte instantánea. La ondina regresó a sus aposentos acuáticos, de donde nunca más volvió a salir.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)

comments powered by Disqus