Cuentos cortos » Leyendas cortas » El origen del calafate

El origen del calafate


Existe una planta que crece en la Patagonia de Sudamérica, cuyo nombre es calafate y se caracteriza por tener gruesas bayas de color negro. La leyenda corta del día de hoy, proveniente del país de Chile, nos narra precisamente su origen y habla acerca de una historia de amor tan hermosa como triste.

calafate

Solía haber más de una tribu en la Tierra del Fuego. Cada una habitaba regiones distintas y comerciaba con las otras, aunque como era de esperarse, también existían las que tenían rencillas entre sí, por lo que las batallas también eran algo común en aquel tiempo; cuando el hombre apenas comenzaba a existir.

Sucedió que un día, el hijo del jefe de una de las tribus más poderosas, se encontraba dando un paseo por los campos aledaños a su territorio. Fue entonces cuando observó a lo lejos, a una bella joven que tenía los ojos negros como el ébano y corría entre el césped. De inmediato se enamoraron. Pero tan mala era su suerte; pues ella era hija del enemigo, el señor de una tribu con la que existía un fuerte desacuerdo.

Fue por ello que cuando el brujo del poblado de la muchacha, descubrió aquel romance prohibido, decidió transformarla a ella en una planta que recibió el nombre de calafate, en la que la belleza de su mirada oscura quedó encerrada en sus frutos, y a la cual le hizo crecer espinas para que no pudiera ser tomada por su enamorado.

Él, al ver que la había perdido para siempre, decidió quedarse junto a la planta hasta el final de sus días, pensando que aún así nada podría llevarlo de su lado.

Y es por eso que se dice que quien llega a comer las bayas del calafate, irremediablemente volvera a la Patagonia, porque es imposible permanecer separado de su mágico efecto.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)

comments powered by Disqus