Cuentos cortos » Leyendas urbanas » La advertencia de la gitana

La advertencia de la gitana


La leyenda urbana que veremos en esta ocasión, nos habla de algo escalofriante que ocurrió no hace demasiado tiempo. Cierto día una mujer iba por la calle, sin percatarse de que una gitana muy cerca de ahí, se había quedado observándola. Inmediatamente, esta le dio alcance tomándola del brazo y diciendole que había captado muy extraño en el aura que la rodeaba y que debía leerle la mano para comprobarlo.

gitana

La mujer, pensando que podía ser algún intento de estafarla, pensó en negarse primero pero ante la insistencia de la gitana, y viendo que no le pensaba cobrar por aquello, lo permitió algo divertida y escéptica.

Tras unos minutos en que estuvo mirándole las líneas de su mano, la gitana finalmente le hizo saber que debía realizarle una sesión de tarot para verificar sus sospechas, pues presentía que algo malo estaba a punto de sucederle y en su palma, las cosas estaban muy confusas. Seguidamente le advirtió que debían verse esa misma noche en su casa, para llevar todo a cabo. Luego de indicarle la dirección y pedirle que no se olvidase de pasar, le dejo marchar.

Pero de nuevo la mujer no creyó en sus palabras y dejándolo pasar como si nada, no volvió a salir de casa hasta el día siguiente.

Pese a todo tenía algo de curiosidad y después de pensarlo un momento, decidió acudir a la casa de la gitana en donde una anciana le entregó una carta, que según le dijo, habían dejado para ella la noche anterior.

Tan ensimismada iba la protagonista de esta leyenda pensando en todo esto, que no vio venir el vehículo que la arrolló al cruzar la calle.

Cuando la policía y las ambulancias llegaron fueron inútiles sus esfuerzos por salvarle la vida. A su lado, encontraron una carta que decía lo siguiente: “Como no acudiste ayer a verme, tiré la cartas en tu ausencia. Debes irte a casa y no salir, pues ellas me revelaron que hoy vas a morir”.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)

comments powered by Disqus