Cuentos cortos » Fábulas cortas » La Fábula del Niño y los Clavos

La Fábula del Niño y los Clavos


Érase una vez, un niño quien tenía un carácter muy malo. Un día su padre le dio una bolsa llena de clavos y le dijo que siempre que se descontrolara claveara un clavo en la cerca que estaba detrás de su casa. Durante el primer día, este niño clavo 37 clavos en la cerca, al otro día menos y cada día que transcurría la cantidad disminuía y el niño mejoraba su carácter.

Por fin llegó el día en dónde este niño no perdió la paciencia y le contó a su padre que había podido controlar su temperamento. El padre del niño muy satisfecho le sugirió que cada día que controlará su carácter retire un clavo de la cerca. Los días trascurrieron y el niño le dijo a su padre que ya había retirado todos los clavos. Entonces su padre lo llevó de la mano hasta donde estaba la cerca y le dijo:

– Mira, hijo, has tenido que trabajar muy duro para clavar y luego quitar los clavos de esta cerca, pero si te fijas bien, en todos los lugares en dónde estaban los clavos quedaron agujeros y la cerca jamás será la misma.

Lo que quiero decirte con esto es que cuando dices cosas con enfado, dejas una cicatriz, la cual por más que trates y trates de sanar jamás podrás lograr.

Los amigos, así como toda la familia y los padres, son verdaderas joyas a quienes hay que valorar. Ellos te sonríen y te animan a mejorar. Te escuchan, transmiten una palabra de aliento y siempre tienen su corazón abierto para recibirte. Las palabras de su padre, ocasionaron que este niño reflexione sobre las consecuencias de tener un mal carácter y colorín colorado, este cuento ha terminado.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)

comments powered by Disqus