Cuentos cortos » Leyendas cortas » Leyenda del leprechaun

Leyenda del leprechaun


Hay una leyenda corta oral en Irlanda, que habla de la presencia de unos seres llamados Leprechauns. Duchas criaturas tienen un aspecto bastante similar al de los duendecillos, son bajitos, poseen orejas puntiagudas y barbas muy abundantes. Suelen portar un traje de color verde, con sombrero de copa y hebilla y zapatos en punta, además de fumar en pipa.

leprechaun

Los leprechauns trabajan elaborando zapatos y se dedican a acumular grandes tesoros, que consisten en ollas repletas de monedas de oro. Es por ello que son bastante avariciosos y procuran ocultar sus riquezas a los ojos de los humanos.

Sin embargo, la tradición asegura que es posible encontrarse con ellos y obligarles a entregar el oro. Si alguna vez una persona por casualidad, se atravesaba en el camino de un leprechaun y lo miraba de manera penetrante, a este le resultaba imposible huir. Para retenerlo durante el mayor tiempo posible, era necesario no quitarle la vista de encima y preguntarle directamente por sus tesoros.

Y a pesar de que la criatura podía montar en cólera y gritar de manera terrible, nada podría hacer para evitar el tener que regalar sus monedas. No obstante, si se llegaba a desviar la mirada, esto le daría la oportunidad perfecta de desvanecerse del sitio, escapando con su oro.

Había ocasiones en las cuales para ganar tiempo, los leprechauns engañaban a las personas que lograban observarlos, prometiéndoles una bolsa con monedas doradas a cambio de que les dejaran ir, lo cual no era más que una trampa. En cuanto alguien tomaba la preciada bolsa y retiraba los ojos, el ser se escabullía y el oro entregado se transformaba en cenizas.

Hoy en día, aún se recuerda a los leprechauns en una festividad muy famosa entre los irlandeses: el día de San Patricio. Cada año, con motivo de su celebración, la gente se viste de verde y desfila por las calles.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)

comments powered by Disqus