Cuentos cortos » Leyendas cortas » La leyenda del viejo samurai

La leyenda del viejo samurai


Esta leyenda corta habla de un viejo y sabio samurai, además de mostrarnos la importancia de conservar la paciencia ante quiénes pretenden ofendernos. Este hombre vivía en un templo que se encontraba en la parte más recóndita de Japón y se especializaba en enseñar a sus discípulos los misterios de las artes marciales.

samurai

Un buen día, llegó al templo un guerrero que se caracterizaba por su enorme arrogancia y desdén para con los demás. Su actitud provenía del hecho de que era muy diestro en las batallas y constantemente se jactaba de poder derrotar a cualquiera de sus enemigos.

Al escuchar hablar del anciano samurai, había tomado la decisión de viajar hasta el lugar en donde vivía para retarlo a pelear. Al llegar hasta allí, comenzó a provocarlo con varios improperios e insultos, que de ninguna manera afectaron al viejo, quién ante todo se mostraba sereno e impasible. El guerrero, viendo que sus palabras no ocasionaban reacción alguna en él, comenzó a lanzarle piedras con el fin de molestarlo y convencerlo de combatir contra él.

“No será difícil vencerlo al ser tan anciano”, pensaba él.

No obstante, el samurai jamás mostró signos de molestia ante él. Derrotado, el recién llegado no tuvo más remedio que irse, al darse cuenta de que no había forma de perturbar al viejo.

Sus discípulos después de presenciar tan inquietante escena, le preguntaron a quién consideraban su maestro, porque no había respondido ante las groserías del guerrero. Fue entonces que el anciano samurai con toda la calma del mundo respondió:

-Cuando alguien te ofrece un obsequio y tú no lo aceptas, el regalo sigue perteneciéndole a él. Lo mismo sucede con las ofensas. Siempre que no te dejes herir por ellas, no podrán afectarte de manera alguna.

Sus pupilos reflexionaron acerca de sus palabras y las guardaron en lo más profundo de su memoria, como una valiosa enseñanza.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)

comments powered by Disqus