Ricitos de Oro


El cuento infantil corto que te mostraremos en esta ocasión habla acerca de una niña, llamada Ricitos de Oro gracias al precioso cabello rubio que tenía. Este caía en preciosos caireles de su cabeza y era tan brillante, que en verdad parecía oro resplandeciente cuando los rayos del sol lo iluminaban.

Ricitos de Oro

A Ricitos de Oro le encantaba caminar por el bosque y sucedió que un día entró en el tan profundamente, que pronto se perdió. Asustada, caminó entre los árboles hasta dar con una pequeña cabaña en la que pensó que podría encontrar a alguien. Lo que no sabía era que esta casa le pertenecía a una familia de tres osos, quienes habían salido a dar un paseo. Como no habían cerrado con llave, Ricitos pudo entrar fácilmente.

Una vez que se acercó al comedor, pudo ver tres platos de sopa dispuestos sobre la mesa y como tenía tanta hambre, se acercó. Encontró que el plato más grande estaba muy caliente, mientras el mediano estaba demasiado frío. De modo que se comió la sopa del más pequeño, que se encontraba como a ella le gustaba.

Cuando terminó de comer fue a la habitación en donde había tres camas. A Ricitos le entró mucho sueño y se acomodó en la más pequeña de ellas para dormir.

Mientras tanto, los osos habían vuelto de su paseo y no se pusieron nada contentos al ver que alguien había probado sus platos de sopa y se había terminado la que había en el último, que era del osito, el único hijo de la familia.

Todos se dirgieron a su dormitorio y al descubrir a Ricitos dormida allí tan plácidamente, no pudieron evitar molestarse y gruñir. Ella, despertada por el sonido, se asustó tanto al verlos que salió corriendo por la ventana. Había aprendido que después de todo debía ser más precavida al entrar en el bosque.


Crecemos gracias a ti, comparte :)