Cuentos cortos » Leyendas cortas » La sirena de Gdansk

La sirena de Gdansk


Una vieja leyenda corta de Polonia, relata lo siguiente. Existieron antiguamente, dos sirenas que decidieron emprender un viaje para conocer lo que había más allá de su hogar. La primera nadó hasta la costa del país de Dinamarca y al tocar la arena, se convirtió en piedra. Su cuerpo transformado en roca, yace presente en el límite de Copenhague.

mermaid backgrounds

La segunda sirena, viajó a través del agua hasta llegar al río Vístula, que desembocaba en la ciudad polaca de Gdansk. Ahí se quedó a habitar, sentándose cada atardecer cerca de la orilla y cautivando con su canto a los pescadores que acudían a hacer su trabajo.

Un día, un avaricioso comerciante la descubrió y decidió capturarla para exhibirla al público, que gustoso pagaría por mirar a un ser tan extraordinario. Aprovechandose de un descuido de la sirenita, la atrapó lanzando una red al agua y la arrastró hacia tierra firme, en donde se encargó de colocarla en una celda, cerca del mercado. Ella al verse privada de su libertad, lloró amargamente atrayendo la atención de un joven que trabajaba cerca de ahí.

El muchacho al observarla, quedó impresionado con su belleza y al ver lo desdichada que se sentía, decidió ayudarla a escapar de su prisión.

Fue así como con la ayuda de algunos hombres fuertes y de noble corazón, pudo romper el cerrojo que resguardaba la celda de la sirenita y sacarla de ahí, para llevarla al río. En agradecimiento por sus acciones, la bella criatura le prometió que siempre acudiría en su ayuda, cada vez que se acercara al Vístula y se encontrará en problemas, controlando las aguas para protegerlo.

Sus cantos volvieron a escucharse al ponerse el sol sobre la ciudad de Gdansk y siguieron embelesando a los habitantes del lugar, hasta que tiempo después, la sirena murió.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)

comments powered by Disqus