Cuentos cortos » Leyendas urbanas » El tren al infierno

El tren al infierno


La leyenda urbana que veremos el día de hoy, puede hacerte reflexionar sobre lo importante que es ir siempre por el camino correcto. Después de todo, nunca sabes cuando te puede cambiar la suerte y conducirte hacia un destino que nunca te habrías imaginado y mucho menos deseado tener.

tren

Dos asaltantes eran perseguidos por la Policía y habían sido rodeados cerca de la estación del metro. En medio de un tiroteo en el cual, un agente policial resultó muerto al instante, los malhechores vieron la oportunidad perfecta para escapar introduciéndose en un vagón que acababa de abrir sus puertas detrás de ellos. El tren se puso en marcha y no tardaron en descubrir que estaba casi vacío.

Un hombre con traje dormía profundamente en uno de los asientos y en un rincón más alejado, había un tipo agachado con aspecto de mendigo, que también parecía adormecido por el alcohol.

Felicitándose mutuamente por la suerte que habían tenido, los delincuentes planearon echarse a correr en cuanto el tren se detuviera en la próxima estación. Pero no lo hizo.

Comenzaron a ponerse nerviosos al ver que en vez de pararse en las estaciones siguientes, el transporte aumentaba su velocidad. Intentaron salir del vagón pero las puertas no se abrieron. Ni siquiera con un disparo. De repente fue como si el tren se adentrara en la tierra, porque se deslizó por un tunel subterráneo en el que pudieron ver brasas ardientes y criaturas que torturaban a hombres.

El mendigo del rincón se levantó dejando ver su verdadero aspecto de demonio. Tomó al hombre del traje y lo arrojó abriendo las puertas, a una fosa repleta de gusanos.

-¡Esta es tu parada, estafador!-gritó antes de volverse a los aterrorizados asaltantes-. Ustedes no correrán con tanta suerte. A ambos les toca ir más abajo.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)

comments powered by Disqus